Sin categoría

Sabemos que su derecho es estudiar y deben hacer tareas escolares, pero no hay que dejar atrás que también es necesario que ayuden a las tareas del hogar.
Te diremos por qué:

-Los niños que ayudan en el hogar contribuyen a su madurez, obtienen más confianza y se vuelven más disciplinados, además de que fortalecen su carácter.

-Alientan la solidaridad. Estos pequeños al crecer muy probablemente se verán involucrados en labores comunitarias gracias al sentido de anteponer las necesidades de los demás antes de las suyas.

-Fomenta la unión familiar. La conducta “rebelde” de los adolescentes puede evitarse inculcando a tus hijos desde la niñez a colaborar en labores del hogar, de tal manera aprenden a sentirse valiosos por su familia y reconocen que su ayuda vale la pena.

Por lo tanto, es bueno asignar tareas de acuerdo a la edad de tus hijos. Si son pequeños puedes comenzar pidiéndoles que guarden los juguetes cuando terminan de jugar, limpiar algo que hayan derramado sobre el piso o la mesa. A los mayores puedes pedirles que pasen la aspiradora, laven los trastes o saquen la basura en el día indicado.

Inculcarles este sentido de responsabilidad y deber es una preparación para la vida, una enseñanza que los ayudará a envolverse a sí mismos en la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario